Entrevistas

El “Bebe” más grande del kitesurf

By  | 

KITESPAIN_Carlos Mario_4.2.inddHablar de Carlos Mario, alias “Bebe”, en la actualidad diaria del kitesurf es hablar del futuro de este deporte. Pero también, inevitablemente, del presente. Encumbrado como uno de los deportistas más prometedores de los últimos años, este jovencísimo brasileño de tan solo 17 años ha irrumpido en el kite siguiendo una progresión vertiginosa hacia el éxito.

El Chico Maravilla, como muchos le apodan en España, tiene cualidades para triunfar. Es un campeón nato. No solo por haber nacido en Lagoa do Cauípe (Ceará, Brasil), uno de los paraísos del kitesurf. No solo porque a su edad ya haya ganado la prueba de Freestyle en un santuario como Tarifa, válida para el Campeonato del Mundo. No solo porque con 15 años fuese campeón de kitesurf de su país. Es, sobre todo, porque este brasileño parece haber nacido sobre la tabla y es capaz de desarrollar la técnica más exquisita entre las olas.

KITESPAIN_Carlos Mario_4.2.inddBebe es sinónimo de kiteboarding. Si no existiera este deporte, él lo tendría que inventar. Sobre la tabla da la impresión de no haber bajado nunca de ella, convirtiendo cada prueba en una danza constante con el viento. No pierde la sonrisa, ni siquiera ante la más compleja maniobra con la cometa. Disfruta como pocos este deporte que se ha convertido en su modo de vida. Pero Carlos Mario, pese a jugar en el agua, vive con los pies en la tierra. Es consciente de sus orígenes. Conoce la oportunidad que tiene de darle a su familia el desarrollo que de otra manera se tornaría imposible. Su padre, pescador, no podía darle un equipo con el que entrenar, pero contó con su apoyo y con su fe.

Este pequeño gran campeón empezó practicando sus trucos con material prestado de otros deportistas. Cuando veían lo que el niño Carlos era capaz de hacer con la tabla, prestaban sus tablas por el mero espectáculo que suponía. Y su oportunidad llegó en 2012 cuando Reginaldo Silva, un empresario de Sao Paulo impresionado con las habilidades del joven, le propuso patrocinio. Le dio el equipo necesario, le pagó los viajes, le facilitó instalaciones para entrenar… En definitiva, hizo posible el sueño imposible de Bebe.

El resto cayó por su propio peso. Era inevitable que el kitesurf lo esté acogiendo como un ídolo; como un deportista pasional que ama su ocupación y mima todo lo que la rodea. Slingshot Kite, consciente de ello, le ha fichado para su equipo. Nadie duda de que Bebe será campeón del mundo. No habrá que esperar mucho. Actualmente, en plena competición, se codea con riders tan poderosos como Liam Whaley, Aaron Hadlow o Youri Zoon.

KITESPAIN_Carlos Mario_4.2.inddFuera del agua, Bebe es una persona familiar. Pasa todo el tiempo que puede con su familia y sus amigos. Disfruta un buen plato de frijoles o el pescado típico de la zona que lo vio nacer. Se escapa siempre que puede a ver a un buen amigo a Jericoacoara, donde disfruta la tranquilidad del lugar sin dejar de lado su pasión por el kite. Enseña todo lo que puede y muestra sus genialidades sin un ápice de soberbia.

Ama sus raíces. Aprovecha cada kite trip de su equipo a Brasil para visitar las zonas más desfavorecidas y mostrar su sonrisa a quienes lo admiran como el ídolo que él nunca quiso ser. Vive su aventura internacional en el kitesurf por pasión, pero también para mostrar a otros niños de Ceara cómo se puede escapar de la pobreza con tesón y optimismo. Se siente afortunado de pertenecer a un país feliz y se presenta como un enamorado de su paisaje, su comida o su música. Y, cómo no, de su fútbol.

Pese a la fuerte irrupción del joven en el circuito profesional y su rápida entronización como el nuevo ídolo de los seguidores del kite, Carlos Mario siempre recuerda que no hace tanto tiempo, en plena batalla entre la infancia y la adolescencia, aprendió observando a quienes practicaban este deporte en las playas cercanas a su casa y practicando con el equipo que estos le prestaban cuando descansaban.

Esa es su verdadera virtud: la memoria. No olvida de dónde viene y con ello se ha convertido en el símbolo de cómo con tesón y ambición se puede llegar a labrar un futuro lleno de ilusiones y buenas expectativas. Bebe es el resultado de la perseverancia y la lucha por cumplir un sueño.

KITESPAIN_Carlos Mario_4.2.inddSu reciente victoria en Los Lances de Tarifa, el Balneario, imponiendo sus artes por encima de campeones del Mundo como Christoph Tack o Aaron Hadlow, no es más que una circunstancia en una carrera que acaba de empezar y cuyo fin se antoja difícil de otear. Hasta dónde llegue queda en sus propias manos. Las que con tanto esmero sujetan la cuerda de su cometa. Las que mira y pellizca después de cada torneo para demostrarse que, pese a todo, el azar es caprichoso y le puso delante esta gran oportunidad que aprovecha cada día.

Así es Bebe. Humilde. Sensato. Trabajador. Eternamente agradecido. Y, por encima de todo, kitesurf.

Fotografía:

Vincent Bergeron

Carlo Crippa

Joan Henrique

Jessica Blanc

PKRA

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.